" LA IGNORANCIA MATA".
Procure estar informado y tener una mente critica.

martes, 7 de mayo de 2013

Advierten que es nocivo el jarabe de maíz, presente en muchos alimentos de consumo masivo.

maiz

El alto consumo de productos con jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), que se utiliza para endulzar y dar gusto a muchos productos de venta masiva, tanto clásicos como 'light' o dietéticos, es nocivo porque predispone a la diabetes y a la obesidad. 

"El alto consumo de fructosa puede causar una disminución en la insulina sensibilidad y como consecuencia intolerancia a la glucosa e insulina resistencia, que son factores predisponentes de la diabetes", aseguró a Télam Vanina Petrele, jefa de residentes del Departamento de Alimentación y Dietética del Hospital de Clínicas, de la ciudad de Buenos Aires.
La especialista señaló que "estos factores tienen que ver con la mala alimentación", y en este sentido recomendó "disminuir el consumo de bebidas azucaradas, galletitas dulces o productos industrializados que contengan jarabe de maíz".

El jarabe de maíz está presente en una gran gama de productos como yogures enteros y descremados; gaseosas, refrescos de cola, jugos azucarados, aguas saborizadas, panes tipo lactal o de hamburguesas, grisines, cereales, galletitas de agua, tostaditas, barras de cereal, galletitas dulces, mermeladas, ketchup, postres para bebes y niños y alfajores.

También tienen este producto las carnes procesadas como fiambres y salchichas, batidos, helados, frutas y verduras procesadas, salsa de tomate, salsa para pizza y barbacoa

"En algunas ocasiones es preferible el consumo de un producto no dietético y disminuir los productos industrializados", dijo Petrele tras hacer hincapié en la importancia de educar a la población para que aprenda a elegir alimentos leyendo las etiquetas. En este sentido, destacó que:
"Lo que hay que saber es que en algunos productos dietéticos o light en los que se usa un edulcorante no nutritivo que no aporta calorías, se le agrega jarabe de maíz para mejorar el sabor".
"El jarabe de maíz es glucosa que se obtiene del almidón, y la industria lo utiliza porque es barato producirlo".
Petrele añadió que "en nuestra población no hay un estudio sobre esta temática, pero en Estados Unidos el 80 por ciento de la fructosa ingerida en la dieta proviene de alimentos con agregado de jarabe de maíz, y justamente lo malo es esa fructosa que agrega la industria para endulzar".

Por su parte, la fundación DAAT, que se especializa en el tratamiento de la obesidad y la diabetes realizó un estudio en el que destaca que "el jarabe de maíz es un ingrediente altamente nocivo para la salud que además genera adicción", que se relaciona directamente con la diabetes y la obesidad.

La obesidad está caracterizada como una patología con características de epidemia global, al igual que la diabetes que afecta a 366 millones de personas en todo el mundo, de los cuales el 46 por ciento tiene entre 40 y 59 años, según datos de la International Diabetes Federation, que consignó la fundación.

En este marco, destacó que "existen varios trabajos que muestran relación evidenciada entre el aumento del consumo del jarabe de maíz en la dieta occidental, y la presencia de diabetes, aumento de los valores del colesterol, hígado graso no alcohólico o inflamación hepática, aumento del acido úrico".

El consumo de este producto, cuyas siglas son JMAF y en inglés HFCS, "aumenta paralelamente a la epidemia mundial de obesidad y diabetes", señala tras añadir que este jarabe estimula la vía del placer a nivel del sistema nervioso central "por lo que crea habituación y posiblemente dependencia y adicción".

La fundación precisó asimismo que los fabricantes de este jarabe "quieren que su producto, de consumo masivo desde que en los años 80 se disparara el precio del azúcar tradicional, pase a llamarse azúcar de maíz, algo que los productores de caña de azúcar consideran un engaño al consumidor, además de un robo de identidad"

Según fuentes del organismo "Argentina se encuentra en el séptimo lugar en el mundo dentro de una escala comparativa de consumo de JMAF entre 43 países con 7,67 kg/persona/año", en tanto el primer puesto lo ocupa Estados Unidos".

http://es.sott.net
Cuando ayudar no cuesta nada. Gracias por hacer click en la publicidad.