" LA IGNORANCIA MATA".
Procure estar informado y tener una mente critica.

miércoles, 15 de mayo de 2013

¿Sabe usted que la lluvia es ácida?


La lluvia es muy importante, nos suministra el agua que necesitamos para vivir.
Pero la lluvia se está contaminando y en algunos lugares, en vez de ser ligeramente ácida y hacer bien, es casi tan ácida como el sabor del limón o del vinagre: es la temida lluvia ácida.
La lluvia ácida se produce cuando las gotas de agua que forman las nubes, reciben humo y gases tóxicos contaminantes del aire en las zonas fabriles, estaciones energéticas, de los gases de vehículos, etc.

Se forman ácidos que se precipitan a la tierra, en forma de lluvia, nieve o niebla.
Cuando la lluvia ácida se precipita a tierra es transportada hacia las corrientes de agua, por las aguas superficiales, acidificando los suelos y fijando elementos como el calcio y el magnesio que los vegetales necesitan para desarrollarse.

Los humos son inyectados en la alta atmósfera permitiendo ser arrastrados a cientos de kilómetros de su punto de origen por las corrientes de convección.
Hace mucho que sabemos que el smog (mezcla de niebla y humo) causa daños locales.
La destrucción que la lluvia ácida causa se ha hecho evidente en las últimas décadas y estamos preocupados.

¿Sabías que el pH es el símbolo que utiliza la química para medir la acidez o alcalinidad de las soluciones? Una solución neutra tiene un pH de 5,6 a 7 (la escala va de 0,0 a 14,0), por debajo de 5,6 se considera medio ácido y por encima de 7,0 medio alcalino. La lluvia ácida tiene un pH inferior a 5,6 y puede ir hasta 2,5 y a veces 1,5. El agua de las piscinas es controlada para verificar su pH.

DAÑOS CAUSADOS A LOS ÁRBOLES Y AL SUELO

La lluvia ácida también puede afectar a los bosques. En muchos países, los árboles están perdiendo sus hojas. Algunos se están muriendo. Con toda certeza, la lluvia ácida ha sido el principal causante del deterioro de los bosques.

La lluvia ácida somete a los árboles a unas condiciones de vida muy difíciles. Los árboles necesitan un suelo sano para poder vivir. Pero la lluvia ácida daña el suelo, ya que altera las distintas sustancias que lo componen y modifica el delicado equilibrio vegetal. Los árboles que crecen sobre suelo ácido pierden fuerza para resistir adversidades como las heladas o la sequía. Cuando los árboles se debilitan por estos motivos, están más expuestos a los ataques de virus, hongos e insectos causantes de plagas forestales.

La lluvia ácida no sólo daña el suelo, también puede afectar directamente a los árboles. El dióxido de azufre puede obstruir los diminutos poros de las hojas por los que la planta toma el aire que necesita para sobrevivir.
Cuando ayudar no cuesta nada. Gracias por hacer click en la publicidad.